“La inflación se ha incrementado de manera desproporcionada por la emisión de dinero inorgánico por parte del gobierno de Nicolás Maduro, con el objetivo de seguir financiando el gasto público, y por las políticas económicas que han hecho que cada vez sean menos los bienes y servicios que se ofrecen en el mercado”

Carlos Seijas Meneses | TalCual

El diputado Alfonso Marquina, presidente de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional (AN), informó el 13 de febrero que la inflación en enero se ubicó en 65,4%, lo que significa que duplicó la tasa reportada en diciembre, que fue de 33,1%.

“La inflación se ha incrementado de manera desproporcionada por la emisión de dinero inorgánico por parte del gobierno de Nicolás Maduro, con el objetivo de seguir financiando el gasto público, y por las políticas económicas que han hecho que cada vez sean menos los bienes y servicios que se ofrecen en el mercado”, explicó el parlamentario.

Según Marquina, hoy los venezolanos no pueden acceder a productos de primera necesidad. Indicó que 95% de los venezolanos dedica sus ingresos, bien sea los que tienen un empleo fijo o que reciben remesas, a tres rubros fundamentales: alimentación, salud y transporte que son, precisamente, los que más aumentaron en enero.

A su juicio, las políticas económicas que ha implementado el gobierno de Nicolás Maduro, lejos de resolver la crisis, la ha agravado. Asimismo, señaló que Venezuela es el único país del mundo donde también hay inflación en “moneda dura”, para referirse a las monedas extranjeras.

Marquina aseveró que el Ejecutivo ha permitido la importación libre, lo que en su opinión contradice lo que dice el Gobierno de que hay un bloqueo económico.

“No son todos los venezolanos que pueden comprar en un bodegón, lo que ha creado una brecha entre los que tienen divisas y los que no. Según la instancia parlamentaria, 25% de la población tiene las divisas para acceder a estos productos importados, y 75% sigue ganando en bolívares que no alcanzan para pagar los bienes y servicios producto de la inflación que sigue castigando a los venezolanos”, agregó.

Según la instancia parlamentaria, que desde enero de 2017 calcula su propio Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) dada la política de ocultamiento que mantuvo el Banco Central de Venezuela (BCV) desde 2015, Venezuela cerró el año 2019 con una inflación de 7.374,4%.

La política de contracción del crédito que aplica el Banco Central de Venezuela (BCV) a través del encaje bancario marginal, como parte un plan diseñado por el gobierno de Nicolás Maduro para contener el precio del dólar y frenar la inflación, hizo que la variación de precios el año pasado fuera menor que en 2018, año que cerró con una inflación de 1.698.844,2%. Sin embargo, la administración de Maduro la ha controlado a costa de generar una mayor contracción de la economía, que en los últimos seis años ha caído casi un 60% según el Banco Central.

El 4 de febrero el BCV informó que el país cerró 2019 con una inflación de 9.585,5%, superior a la reportara por el Parlamento. Según el ente emisor, los tres rubros que más aumentaron durante el año pasado fueron servicios de vivienda (excepto teléfono), que en promedio subió 22.045,5%; salud, que se incrementó 17.872,4%; y educación, que registró una variación de 18.861,1%.