Daniel Nicolac falleció este domingo en la ciudad de Caracas. Fue junto a Carlos Boada los primeros porteros de Mineros de Guayana desde la Segunda División

Ciudad Guayana.- El fútbol guayanés está de luto, dolor que se extiende a todo el país, ya que desde esta tierra de bendiciones llevó su fútbol, su personalidad ganadora, su condición humana a muchos equipos de la geografía nacional. El domingo recibió el último gol de su carrera, no lo pudo detener como paró tantos y tantos, Daniel Nicolac, el “gringo” de Los Olivos nos dijo adiós.

Daniel Nicolac junto a Carlos Boada y Jimmy Sánchez fueron los primeros porteros de Mineros de Guayana en su debut en la segunda división, coincidencialmente todos vivían en Los Olivos.

Desde sus inicios en el fútbol, donde siempre jugó de portero, y no era el “gordito” del grupo, siempre jugó para ganar, no le gustaba perder, ni siquiera en las prácticas, pero una penosa enfermedad y la voluntad del Todopoderoso ordenó la partida del gran portero guayanés. 

De Los Olivos para el país

Daniel y su familia pudieran decirse que fueron fundadores de la urbanización de Puerto Ordaz allá por los años 70 y no muchos saben que en esa populosa comunidad se comenzó a jugar fútbol en una polvorienta cancha donde hoy está el centro comercial frente a la iglesia, con el paso del tiempo se hizo la cancha de Los Olivos que conocemos hoy.

Ahí, con los chamos de la época comenzó a jugar fútbol y como estudiaba en el Colegio Loyola, no le quedó de otra, jugar con los jesuitas.

Para ese entonces las categorías inferiores se dividían en infantil C, B y A, vendría la juvenil y la libre con la de veteranos.

La influencia de los curas, en especial la del padre Armentía, formó el destino futbolístico de Daniel, quien formó parte de las selecciones del estado Bolívar, ganando el título nacional juvenil, comenzando los años ochenta y el portero era Nicolac, de ahí daría el salto a la profesional con Mineros de Guayana.

El estirpe ganador de Daniel fue siempre su ADN y recuerda Emilio Sampedro, que en unos juegos escolares le hizo un golazo y siempre se lo recordaba. 

Todo comenzó en Mineros

Con la obtención del título juvenil para el estado Bolívar, el presidente de la Asociación de Fútbol del estado Bolívar comenzó con la tarea de sacar un equipo profesional para la entidad, con la idea de que no se perdiera este talento y lo consiguió.

Con el apoyo de una serie de personalidades nació Mineros de Guayana y su portero titular bajo el mando de Luis Mendoza fue Daniel Nicolac.

Su personalidad ganadora de inmediato se hizo sentir, ya que en la primera temporada en la máxima categoría encabezó una huelga por la falta de pagos del equipo negriazul, de ahí que su primera etapa duró poco en su casa y como dice el refrán no fue profeta en su tierra.

De Mineros cruzaría el país para irse al Unión Atlético San Cristóbal, el cual sería su primer equipo fuera de su natal Guayana.

Su mayor éxito lo lograría en la capital de la república con el Sport Marítimo de Venezuela, y fiel a su estilo siempre remarcaba una frase lapidaria: “Laureano hizo nacer a Mineros, pero mató al Marítimo”, en referencia a una situación entre el equipo lusitano capitalino y la Federación Venezolana de Fútbol, donde Laureano González tuvo una gran incidencia.

Tuvo su vuelta a Mineros a mediados de los años 90, para después proseguir con el Deportivo Italia, Deportivo Táchira, Galicia, Italchacao y terminó por colgar los guantes en el Monagas Sport Club.

Su vida después de la actividad como jugador siguió ligada al fútbol, donde incursionó como director técnico en equipos como Tucanes de Amazonas y en inferiores del Caracas, pero sus sueños eran ver de nuevo al Marítimo en la escena nacional, sueño que ya había comenzado, pero que no pudo cumplir. El Gigante del arco guayanés nos dijo adiós, de seguro será titular en el equipo del cielo.

JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework