La troncal 10, vía que comunica con el sur del estado Bolívar y Brasil, es considerada por transportistas como una vía de muerte por su deterioro, cuyos trabajos en el pasado han sido a medias y de mala calidad.

El gobernador de Bolívar, Justo Noguera Pietri, anunció recientemente desde su cuenta en Twitter @JustoNogueraP, que la Planta Asfaltos Bolívar, en Upata, cuenta con todos los insumos necesarios para continuar con la rehabilitación total de la deteriorada troncal 10.

Esta vía abarca desde la terminal de chalanas de San Félix hasta la zona limítrofe con Brasil, con unos 765 kilómetros de distancia. Noguera recalcó que la reparación será en su totalidad y agregó que prevén suministrar asfalto a los municipios del sur, para arreglar todas las calles de las ciudades de las rutas hacia el municipio Gran Sabana.

Esta recuperación es otro de los trabajos de la zona sur en los que se ha afincado las políticas de Noguera. Esta carretera es la entrada principal para la llegada de camiones de carga pesada, para la importación de alimentos brasileños, y para el Estado. Además conecta con las poblaciones mineras del estado Bolívar.

Se trata de una arteria vial que por años ha estado en el abandono, donde la inversión social tampoco ha sido la prioridad.

Transportistas afectados

Manuel Hernández, uno de los transportistas que semanalmente viaja a Santa Elena de Uairén, manifestó: “El Callao-Tumeremo es una parte que está totalmente mala de asfalto, y la zona de Tumeremo a El Dorado es la peor, hay partes donde casi no tiene asfalto la carretera”.

Indicó que la pésima calidad de la vía no los deja con otra opción que caer en los huecos que abarcaron completamente la carretera. Tramos que antes recorrían en 40 minutos, aumentaron a dos horas por no poder mantener una velocidad constante.

En julio del año pasado se produjo un deslizamiento en un tramo de la troncal 10, en el sector Los Naranjos, a dos kilómetros de la entrada a Tumeremo, luego de fuertes precipitaciones. A pesar que en agosto de 2019, el gobernador realizó trabajos de reparación en la vía que conecta las poblaciones de El Callao con Tumeremo, González considera que este trabajo no ha sido de calidad, ya que el asfalto colocado en los huecos quedaron irregulares. “Tan malos que quedan que brincan (los carros) para todos lados”.

Daniel Guevara, transportista, mencionó que parte de la carretera es de tierra con piedra, porque ya no hay asfalto. “Esos son huecos que de a broma hay que levantar el carro para pasarlo encima del hombro de uno”, expresó.

El mantenimiento de los vehículos se hace cada vez de forma más periódica. “Antes yo hacía tren delantero una vez al año o año y medio, ahora uno tiene que estar montado sobre esos carros a los seis meses”.

Vía de muerte

Para los choferes no es nada más perder un caucho o dañar el vehículo, es exponer sus vidas y la de sus acompañantes, debido a los constantes accidentes y muertes que ocurren en esta arteria vial.

Aparte de los problemas de asfaltado, han ocurrido deslizamientos de tierra que han llevado al cierre temporal de la vía. La falta de políticas públicas no permiten generar medidas de seguridad, la escasez de transporte y el desabastecimiento de combustible han hecho que cualquier vehículo sea utilizado para trasladarse, aumentando la cantidad de accidentes.

El último, registrado por el diario Primicia, fue el de un camión sin medidas de seguridad que se volcó al no poder esquivar uno de los huecos de la vía. En el hecho murió un minero de 41 años de edad.

A pesar de ser anunciado de manera pronta el inicio de la obra en la troncal 10, el gobernador de Bolívar no detalló de cuánto es la inversión para realizar esos trabajos, ni cuándo se prevé finalizar la recuperación total de la troncal 10.

Template by JoomlaShine