Los upatenses reivindican la memoria del general y lo designan por decreto municipal Hijo Ilustre Adoptivo al conmemorarse 203 años de la entrada del prócer a la Villa de San Antonio de Upata.

El general victorioso de las decisivas batallas de El Juncal (1816) y San Félix (1817), Manuel Carlos Piar Gómez, ostenta oficialmente el gentilicio upatense por decreto municipal, en cuya ceremonia de aprobación se conmemoró este jueves la llegada -hace 203 años- del prócer a la Villa de Españoles San Antonio de Upata.

     
Upatenses reivindican y enaltecen la memoria del general Piar luego de 203 años de su llegada a la región y su aporte en la lucha independentista

Los actos por la histórica entrada del libertador de Guayana nacen de La revolución cultural del municipio Piar, una iniciativa de los upatenses que encabeza el cronista de la ciudad, Atife Habib, junto al párroco de la iglesia San Antonio de Padua, el polaco Roberto Planchta, y que celebra un paso importante en reparación de la memoria del general Piar: su designación como Hijo Ilustre Adoptivo.

El grupo de upatenses que impulsó la decisión municipal, el reconocimiento libertario del general en jefe es importante para entender el papel histórico de Upata y de Guayana en la gesta independentista.

El programa arrancó con una misa solemne, seguido de dos actos culturales, uno en el que participó la orquesta de cámara de la Fundación Reverón y el otro, con la representación del baile del Cocotin, con el que fue recibido Piar el 6 de febrero de 1817, luego de esto se cerró con una sesión especial en la que se ofreció un repaso del paso del general por Upata de la mano de Atife Habib.

Para el cronista, luego de la victoria en El Juncal, al sur de Monagas, Piar ejecutó el movimiento estratégico más importante en la lucha independentista, toda vez que los ingresos importantes de la región la habían convertido en una de las principales economías de la región, lo cual a la postre resultó clave en la empresa libertadora.

El Libertador de Guayana llegó 55 años después de la creación de Upata (1762), para ese momento, la región estaba formada por 29 pueblos misioneros altamente ricos en producción, los cuales él logra administrar y poner los recursos al servicio de la guerra.

Habib entiende a Piar como “la salvación del país, la figura más importante que ha pisado la región”, para ellos, su conmemoración resalta el haber entendido a Guayana como la llave de los llanos para continuar la lucha contra los españoles.

“Ya teníamos nosotros la Capitanía General de Venezuela, pues teníamos un Virreinato de la Nueva Granada ¿Qué garantizamos cuando liberamos estos territorios con Piar? Pues garantizamos a Upata, Bucaramanga, Cundinamarca y Quito”, dice Habib quien concibe en este hecho como un primer esbozo de la República de la Gran Colombia.

El cronista habla de Piar como genio estratega y pilar en la lucha independentista: “Hasta el 7 de mayo o 17 de julio de 1817 fuimos la capital política de la Gran Colombia”, recalca como tema para no pocos candentes debates.

El engaño y el fatídico juicio

A pesar de que Piar fue vital en la lucha y garantizó en Los Cayos su reconocimiento como Jefe Supremo a Bolívar jurando lealtad, las supuestas diferencias con el Libertador y otros oficiales lo llevaron a la condena de muerte.

Lo acusaron de conspiración para producir un alzamiento con rasgos de rebelión de casta, “A Bolívar le empezaron a llenar la cabeza, Madariaga, Bermúdez, Mariño empezaron a hablar de la sedición de Piar” pero, para Habif nunca hubo tal traición.

“Él -Piar- tenía 130 hombres bajo su mando, Cedeño llegó con 40”, fácilmente podía haber ganado en Aragua de Maturín pero para el cronista, el engaño por parte de Cedeño prometiendo mejoras de rango dentro del ejército lo hizo ir a ver a Bolívar en Angostura.

 
El cronista Atife Habib y el párroco de la iglesia San Antonio de Padua, el polaco Roberto Planchta, promueven la difusión de la historia del municipio Piar
 


Piar es detenido y se crea el Consejo de Guerra en el que Bolívar puso a sus peores enemigos: Carlos Soublette en su rol de fiscal lo acusó de sedición, conspiración contra el Estado y deserción. Luis Brión estuvo como presidente del tribunal militar y otros participantes fueron Pedro León Torres, Judas Tadeo Piñango, Francisco Conde y José Antonio Anzoátegui, quienes lo condenaron a muerte por fusilamiento.

Para Piar, su sentencia era segura, “mi corazón nunca ha sido malo como los que me han vendido y condenado”, manifestó antes de ser fusilado en Angostura la tarde del 16 de octubre.

El 30, 15 días después de su muerte, se crea el Consejo de Estado. Para Habib, esto fue algo que muchas veces pidió Piar, pero que Bolívar no quiso que estuviera bajo las órdenes del general, allí nombraron ministros de defensa, de finanzas públicas del país y empezaron funciones el 7 de noviembre.

Luego de 203 años de su entrada a Upata, Piar es más que el general que lideró y ganó la batalla de San Félix el 11 de abril de 1817 en el cerro El Gallo, fue el estratega militar que entendió la importancia de Guayana y dio pie, de forma segura, a la liberación del vasto territorio guayanés.

Hoy en Upata sigue sin ser repuesto por las autoridades el busto del Libertador de Guayana luego de ser robado hace más de un año de la Plaza Piar, el primer monumento al general en toda Venezuela.

A pesar de ello, la comunidad upatense sigue conmemorando y celebrando la entrada del generalísimo invicto, para el 16 de octubre día de su fusilamiento, pretenden traer los restos simbólicos para desarrollar un monumento funerario en la mencionada Plaza Piar.

  A casa llena estuvo el acto de proclamación de Piar como Hijo Ilustro Adoptivo en la iglesia San Antonio de Padua
Template by JoomlaShine