Las regulaciones para el despacho de combustible mantienen a los guayaneses en cola de hasta cuatro días.

Las limitaciones de suministro de gasolina en Ciudad Guayana llevan a los conductores a formar filas con cuatro días de anticipación aun cuando las autoridades han informado que el despacho será interdiario.

Leslie Jiménez hizo cola desde el viernes en la estación de servicio Atlántico I, cerca del Centro Comercial Costa Atlántica, para surtir este lunes. Pasada las 11:00 de la mañana fue que empezaron a vender el combustible y luego de las 3:00 de la tarde pudo finalmente llenar el tanque de su vehículo.

Al trabajar como distribuidor de productos ferreteros en Puerto Ordaz, sus ventas han caído debido a la escasez de gasolina que restringe su movilización.

“No sabemos que más bajo podemos caer”, expresó el conductor que ya comienza a pensar qué hacer para hacer la cola la próxima semana.

“Esto es frustrante, no hay palabras”, comentó. Para Jiménez la gasolina traída en buques será solo un “pañito de agua tibia”, por lo que considera que es necesario reactivar las refinerías del país, no sin antes tener un nuevo gobierno que permita un cambio estructural.

Sin gasolina

En la estación de servicio Santo Tomé, al lado del Orinokia Mall, atendieron a 300 carros de las placas 1 y 2, sin embargo, los choferes con matrículas de la 3 a las 6 ya empezaban colas para el miércoles y viernes.

“Se debe ir Maduro para que se solucione todo”, manifestó una de las ciudadanas que hacía fila para abastecerse el mismo lunes y que prefirió no identificarse por temor a represalias.

Al tener tres meses sin poder abastecer su vehículo, le ha tocado de a poco comprar gasolina en el mercado negro, 10 litros para lograr resolver lo más básico, dado que los precios alcanzan los 4.5 dólares por litro.

Pedro Ortuño, trabajador de una empresa básica, fue uno de los que pudo abastecerse luego de que la cisterna llegara pasada las 12:30 del mediodía. A la estación llegó a las 6:00 de la mañana y logró entrar junto a otros 49 vehículos en una lista de rezagados para surtir ese mismo día.

En la cola le tocó paliar el hambre y la sed comiendo helados. “Uno se siente acoquinado, con rabia, incomodidad”, dijo el hombre de 62 años. Considera que para su edad no debería pasar largas horas en cola bajo el sol.

Situación crítica

El panorama de los venezolanos para abastecerse es poco alentador, sobre todo, luego de incendiarse la refinería El Palito el pasado viernes en la mañana. El complejo estaba produciendo apenas 35 mil barriles diarios de gasolina de los 140 mil de su capacidad instalada, números aún más alarmantes cuando el parque automotor consume 180 mil barriles diarios de combustible.

La semana pasada dejó un civil asesinado y un guardia nacional herido en colas por gasolina, las deficiencias en el suministro siguen siendo graves y generando muertes. Este lunes falleció de un infarto Henry Tineo, jubilado de la reductora Aluminios del Caroní (Alcasa) y quien tenía cuatro días en cola en la estación de servicio Los Olivos.

Por su parte, la Zona Operacional de Defensa Integral (ZODI) sigue sin aplicar medidas que satisfagan las carencias de los guayaneses. Por redes sociales informaron que hasta ahora está por confirmarse si el domingo serían atendidos los conductores de placas 7 y 8 en el suministro.

JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework