Solo siete metros separan una gran cárcava de la urbanización Isla Dorada, en Puerto Ordaz. Cada día socava más el terreno por el bote de agua, lo que amenaza también con el derrumbe de los postes de alumbrado.

Son varios años sin respuesta para los habitantes de la urbanización Isla Dorada, en Puerto Ordaz. El bote de agua en una cárcava que está a solo siete metros de uno de los paredones del conjunto residencial, amenaza a por lo menos 322 familias.

“Isla Dorada tiene varios años sufriendo el embiste del olvido por parte de las autoridades, porque nos han dejado en el abandono. El agua cada vez está más fuerte, más abundante. Eso ha generado que se haya ido deteriorando el sector y se trae a este canal toda la basura que viene, incluso, de las empresas básicas”, denunció Raúl Gaspar, presidente de la junta de condominio.

Precisó que además de las 322 familias de Isla Dorada, también se perjudicarían más de 1.600 familias de todo el sector de la UD-310. “Es un número alarmante y preocupante esta situación”.

Advirtió que a ello se suma el peligro que corren postes de alumbrado en la zona. La cárcava ha ido socavando las bases de algunos, por lo que temen que si sigue cediendo el terreno, se derrumben.

“Los postes de alta tensión se están socavando por la parte de abajo. Es posible que también terminen cediendo. Es importante que lo entiendan, el sector UD-310 y el Eje Atlántico se puede ver afectado con el servicio eléctrico, hasta por varios día”, alertó Gaspar.

Los peligros incluyen insalubridad, más en el contexto de la actual pandemia. El bote de agua junto con los escombros deja un ambiente propicio para la proliferación de insectos, que pueden ocasionar enfermedades como dengue y paludismo.

Cárcavas en Ciudad Guayana

       
Hasta 2013, se contabilizaban 63 cárcavas activas en Ciudad Guayana que no fueron reparadas | Fotos Jhoalys Siverio

En Ciudad Guayana son varias las cárcavas activas y otros grandes huecos que amenazan con convertirse en una más por falta de atención.

Entre esas cárcavas con años de desatención está la conocida como 'Cañón del Diablo', en la urbanización San José de Chirica en San Félix. Solo en 2013, el Consejo Legislativo del estado Bolívar aprobó 4 millones de bolívares para su reparación. El problema lleva más de 10 años y del trabajo iniciado solo se concluyó la mitad. Prometieron seguir con las reparaciones, pero no cumplieron.

En una de las calles de la urbanización Manoa llevan siete años con la ruptura de una tubería que formó un gran hueco en la calle y los vecinos temen que se convierta en una cárcava. Cada vez ocupa más espacio en la vía. Aunque los vecinos afectados han acudido a Hidrobolívar y a la Alcaldía de Caroní, la respuesta fue que no hay presupuesto.

En la UD-102, la gran cárcava lleva 10 años entre botes de agua y convertida en un depósito de basura. Esta también carece de la atención de las autoridades. En este caso, no solo peligra con ceder la calle por donde transitan diariamente cientos de vehículos, sino todas las viviendas que se ubican a pocos metros.

Hasta 2013, se contabilizaban 63 cárcavas activas en Ciudad Guayana que no fueron reparadas.

JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework