Comerciantes denuncian humillaciones y robos durante operativos para imponer la cuarentena en Vista al Sol. Aun así, sin medidas preventivas contra la COVID-19 señalan que es la única alternativa de generar ingresos.

@g8che

La Alcaldía de Caroní anunció una parada total durante jueves, viernes y sábado en el Mercado Municipal de Chirica, en San Félix, pero la necesidad de producir dinero obligó a los comerciantes informales a mudarse a la ruta 1 de Vista al Sol, a poco menos de 100 metros.


La lluvia llevó a que vendedores se aglomeraran en los pocos techos que había para continuar vendiendo sus productos | Fotos William Urdaneta 
     

Vendedores de chicha, sardinas, dulces, verduras, repuestos y alimentos procesados se aglomeraron en la calle, sin distanciamiento social y sin correcto uso del tapabocas, tratando de vender en el limitado horario establecido.

Las restricciones son difícil de cumplir sobre todo para vendedores informales, quienes por la emergencia humanitaria compleja dependen de sus ventas diarias para comprar alimentos. “Necesitamos trabajar un poquito más de tiempo, porque nos están quitando muchos días y eso no nos sirve”, reclamó Wilfer Ochoa.

“¿Cómo uno le lleva el día a día a los hijos de uno?”, preguntó. De acuerdo con el vendedor las medidas restrictivas le han generado pérdida en sus ventas de casi un 90%.

El 29 de julio el gobernador de Bolívar, Justo Noguera, informó en un video que con la cuarentena estricta el horario de trabajo para el personal se limitaba hasta las 11:00 de la mañana, tratando con esto de que a las 12:00 del mediodía se cerrara y disminuyera el tránsito en la calle.  

En el mismo video señalaba que sólo estaba permitida la apertura a comercios de venta de alimentos y medicinas, y a partir de la 1:00 de la tarde no debía haber ninguna persona en la calle. De acuerdo con Noguera los choferes con salvoconducto debían justificar bien su uso.

Endeudándose

Pese a que pasada las 11:00 de la mañana empezó a llover y Patrulleros de Caroní y la Guardia Nacional Bolivariana realizaron un despliegue para desalojar las avenidas, más de 100 comerciantes se concentraban en los pocos techos que había para continuar la venta de sus productos.

“Nosotros los trabajadores informales vivimos del día a día. Si no trabajamos hoy no comemos”, expresó Anthony Kuik, vendedor de repuestos usados. Mientras se resguardaba de la lluvia en un toldo junto a otras seis personas, señaló que mudarse a la otra calle fue la única opción para seguir trabajando y eso sigue siendo insuficiente para muchos.

  Pasada las 12:00 del mediodía había vendedores que se negaban a salir del mercado  


“Hoy no he podido vender nada”, manifestó. De acuerdo con el vendedor para comprar alimentos le ha tocado pedir fiado ya que son nulos los ingresos que ha tenido en los últimos días.

Aunque entiende los peligros de la pandemia considera injusto que los desalojen de forma repentina cuando es indispensable generar ingresos para continuar comiendo. Considera necesario mayores medidas preventivas y mayor conciencia, pero sin que se imposibilite la venta a comerciantes informales.

Robo de mercancía

Pasada las 12:00 del mediodía todavía había personas en la calle con mercancía. Motorizados de la GNB hicieron un segundo recorrido para desalojar a los comerciantes. Varios vendedores denunciaron que además de los límites de horarios, las acciones de funcionarios del Estado son “atropelladoras”.

    Uno de los comerciantes denunció que ha perdido casi 250 dólares en mercancía por los decomisos de los funcionarios

“Nos maldicen, nos humillan, ¿entonces uno no puede decir nada? Ah, ¡porque ellos son funcionarios!”, indicó uno de los comerciantes que prefirió no identificarse. Denunció que miembros de la GNB y Patrulleros de Caroní le han robado desde pollos hasta cigarros.

“Están robando al pueblo”, denunció otro de los vendedores. Indicó que son tratados peor que unos ladrones por estos cuerpos de seguridad y señalaron que todas las arbitrariedades comenzaron luego de la restructuración del mercado de Chirica.

El secretario de Seguridad Ciudadana, Roy Quiaragua, manifestó que los vendedores no deberían estar trabajando en esa zona, pero que uno de los trabajos que han hecho desde la Alcaldía es el traslado de 1.500 comerciantes informales al mercado Bicentenario. Calcula que son cerca del 80%.

En referencia a las denuncias de robo de mercancía por funcionarios del Estado, indicó que cuando un vendedor irrespeta el horario establecido hay confiscaciones, pero siempre dentro del respeto al debido proceso y los derechos humanos.

Las personas siguen saliendo

El mercado de Chirica no es el único sitio donde se sigue incumpliendo la cuarentena radical por la necesidad de ingresos. En la avenida Libertador, entre la UD-145 y la redoma El Dorado, caucheras y venta de repuestos abrieron sus puertas ante la necesidad vender. Ciudadanos transitaban sin el tapabocas y sin guardar distanciamiento en los comercios de alimentos.

Noguera en una entrevista radial informó que estaban estudiando multas para personas que irrespetaran el horario establecido. En Puerto Ordaz pasada la 1:00 de la tarde personas seguían esperando transporte público, en Alta Vista pese a ser en menor volumen, choferes seguían circulando pasado el horario establecido.

Luego de las 2:30 de la tarde la única alcabala que visualizó el equipo de Correo del Caroní en Puerto Ordaz fue de funcionarios de la GNB en la redoma de Chilemex.

JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework