En los centros comerciales es de los pocos lugares donde se tratan de cumplir las medidas preventivas. Sin embargo, en las calles cercanas hay colas para transporte, banco y poca conciencia ante la pandemia.

En las inmediaciones de Alta Vista, en Puerto Ordaz, aumentó el flujo de personas caminando de un sitio a otro sin mascarillas ni medidas preventivas de distanciamiento. Pese a ello, comerciantes abrieron sus puertas para recuperarse de más de dos meses de paralización y tratando de salvaguardar la salud, tanto de ellos como de sus clientes.

Por ejemplo, las tiendas del Orinokia Mall abrieron a un 70% de su capacidad. En esta segunda fase son 24 los sectores priorizados por el Ejecutivo. La puerta cercana al parque mecánico, era la única entrada habilitada del centro comercial. Para ingresar, los empleados solicitaban el uso de la mascarilla y rociaban agua jabonosa mientras, con unos señaladores, indicaban la distancia que las personas debían cumplir.

    Empleados recogieron las sillas para evitar aglomeraciones en la feria de la comida | Fotos William Urdaneta

La cantidad de personas no fue la misma que antes de la pandemia, pero de igual forma guayaneses aprovecharon para hacer diligencias, ver las vidrieras y pasear. En el centro comercial abrieron ópticas, librerías, tiendas de teléfonos, productos para el hogar, heladerías y ventas de ropa y calzado.

Sin embargo, todavía hay gran confusión por parte de los locatarios dado que no son precisos los protocolos a seguir. “No está muy clara la normativa para poder comenzar a trabajar”, relató Rodolfo Newman, encargado de Art Cucine, tienda de mobiliarios para el hogar.

En su empresa comenzaron la mañana del lunes poniendo señaladores de distanciamiento, usando de forma obligatoria el tapabocas, gel antibacterial y esperando conseguir guantes para el personal.

Newman se sorprendió con el flujo de personas en la calle, ya que es superior al que esperaba, aunque por la exigencia de la administración ha visto la aplicación de medidas preventivas dentro del centro comercial. Señaló que en lugares como el transporte público no se respeta el distanciamiento ni el uso correcto de la mascarilla.

Para el gerente es indispensable volver al trabajo. “Estamos dispuestos a trabajar”, indicó. De acuerdo con Newman es necesario adaptarse pese a la pandemia, ya que ha sido fuerte el golpe económico de estar paralizado durante más de dos meses.

Desinfección y medidas preventivas

Como Newman, otros trabajadores comenzaron sus labores preventivas y de desinfección tanto de estantes como de productos en venta. En los pasillos, trabajadores de la empresa Verte Trejo limpiaban las vidrieras del centro comercial.

    De acuerdo con una trabajadora de la empresa de impresiones, 50% de las tiendas puso señaladores de distanciamiento

En la feria de la comida, personal del mantenimiento recogía las sillas para evitar que compradores se sentaran en esos espacios. Los empleados de McDonald’s eran los únicos que se preparaban para abrir sus puertas.

La franquicia de comida rápida es quien tiene mayor cantidad de equipos preventivos: dos tapabocas para que los empleados se trasladen del trabajo a su casa y una para trabajar dentro del local, gel antibacterial, jabón liquido en un rociador, protectores faciales y un termómetro de infrarrojos.

De acuerdo con una de las empleadas, si un trabajador marca más de 37.5 de temperatura al momento de ser chequeado, será enviado a casa y su caso se tratará desde Recursos Humanos. Señaló que trabajan con 30% del personal y que solo venderán helados al no contar con servicio a domicilio.

En tiendas como Opticolor solo permiten la entrada de dos personas a la vez, la cola de ocho personas se organiza fuera del establecimiento y con distanciamiento. En la Librería Latina, junto a la óptica, rocían desinfectante en manos y suelas al momento de entrar, aunque su flujo de personas es mucho menor.

Necesaria una mayor prevención

    Cines Unidos sigue sin abrir sus puertas. De acuerdo con los anuncios del Gobierno, solo se permiten autocines de 7:00 pm a 1:00 am

Pese a las medidas preventivas en el centro de compras se tomaron de mejor manera que en mercados, bancos y paradas de la ciudad, por parte de algunos locatarios se incumplió los horarios establecidos por el Ejecutivo. Tiendas de calzado y ropa abrieron antes de las 12:00 del mediodía, hora pautada para la apertura de ese sector.

Jazmin Centeno, una de las personas que visitó Orinokia para trámites bancarios, señaló que dentro del centro comercial las medidas preventivas se aplican de forma correcta. Espera que la flexibilización autorizada por el Ejecutivo tenga buenos beneficios ya que considera que las personas no cumplen con las normas correspondientes.

Relató que los ciudadanos deben ser más precavidas y salir de casa solo en momentos necesarios, ya que hacerlo solo por distracción o esparcimiento podría ser contraproducente. “Si no tienes nada que hacer, te conviertes en un factor de riesgo en la calle”, comentó.

Para Centeno hace falta que autoridades establezcan medidas preventivas en todos los lugares. Señala que de nada sirve que centros comerciales tomen previsiones cuando las personas que entran estuvieron en el transporte público sin distanciamiento social. “¿De qué vale si uno viene en un autobús todo amuñuñado?”, preguntó.

Gimnasios vacíos

    Pese a la poca afluencia de personas en el Gimnasio Top Down Center, trabajadores exigen el uso obligatorio de la mascarilla

En el Gimnasio Top Down Center de Alta Vista pocas son las personas que se acercaron para ejercitarse este lunes. De los 50 usuarios que normalmente recibían en la mañana -antes de la cuarentena-, registraron para las 11:30 am apenas unos 10 clientes.

Alfredo Montero, instructor del gimnasio, tiene la expectativa que con el transcurrir de los días aumente el flujo de personas. Apenas el lunes fue que clientes preguntaron si abrirían sus puertas. Resaltó que así como hay ciudadanos que no creen en la pandemia y esperaban la reactivación del gimnasio, también hay usuarios que manifestaron no asistir más hasta que se controle en su totalidad la enfermedad.

Comentó que hay usuarios que exigieron ciertas garantías para ejercitarse. “Hay una señora que me dijo que de ella venir tenemos que colocar afuera una alfombra con vinagre para ellos limpiarse los zapatos porque de otra manera ella no va asistir”.

Señaló que como medida obligatoria están recibiendo a las personas con agua jabonosa, limpian cada 15 minutos las máquinas y exigen dos antibacteriales o en su defecto dos toallas para el uso de las máquinas.

Sin medidas preventivas

En la segunda semana de flexibilización con el método 7x7 el aumento de transeúntes y choferes en la calle es mayor al de semanas anteriores. En calles donde se contaban entre uno y dos carros a inicios de la cuarentena, transitan entre seis u ocho vehículos.

  Continúan las largas colas y el poco distanciamiento para entrar a los bancos de la ciudad  


Las medidas preventivas en las paradas siguen siendo pocas, en la entrada del Centro Comercial Ciudad Alta Vista I personas esperan transporte con la mascarilla mal puesta y en la Plaza del Hierro las colas siguen siendo largas y sin distanciamiento.

En bancos como el Provincial, cercano al Babilonia Mall Center, y en la agencia Banesco cercana a la Torre Alférez, las personas esperaban afuera sin respetar el distanciamiento y con pocas medidas preventivas entre trabajadores y usuarios

Una medida peligrosa

En una entrevista realizada a principios de mes, el exministro de Salud y epidemiólogo José Félix Oletta informó que la flexibilización -ejecutada sin previa consulta a la sociedad científica- aumentaría las probabilidades de contagio en la población y, por lo tanto, la cantidad de casos nuevos.

“Cuando son espacios abiertos el riesgo es menor”, señaló Oletta. Con la apertura de espacios tan cerrados, el especialista alerta un posible aumento en la cantidad de contagios. Para el experto es vital que las personas tengan conciencia colectiva y eviten los grupos donde no se guarda la distancia. El epidemiólogo explicó que para darse una flexibilización debe haber una reducción sostenida de casos confirmados, sospechosos y mortales por un período de 2 semanas desde el pico máximo de casos que hubo, para decir que están dadas las condiciones y así comenzar a flexibilizar las medidas de aislamiento.


El distanciamiento y las medidas preventivas se cumplieron de mejor forma que en mercados, bancos y paradas