Habitantes de los sectores Los Monos y Puerto Libre perdieron la cuenta del tiempo que llevan sin un servicio de agua regular en sus hogares.

Luis Márquez vive en el barrio Puerto Libre, en el sector Castillito de Puerto Ordaz. La mañana de este viernes hacía cola a las afuera de una lavandería en el barrio Los Monos, donde el propietario mantiene habilitada una toma de agua para que vecinos puedan abastecerse.

Esta vez fue con varios botellones en su vehículo, pero a Luis también le ha tocado cargarlas en carrucha. Va por lo menos dos veces a la semana a llenar los botellones.

“En la casa lo que llega es un poquito de agua y sucia, con charco. Llega que si a las 7:00 de la mañana y se va a las 5:00 de la tarde”, señaló.

Ya perdió la cuenta del tiempo que en la comunidad llevan con este problema. Comprar un botellón de agua de 20 litros cuesta 35 mil bolívares.

   
Comunidades en Castillito pasan al menos 19 horas diarias sin agua potable | Fotos William Urdaneta

Hidrobolívar no ha tenido respuesta satisfactoria para estas barriadas. “Se olvidaron de nosotros”, afirmó Ramón Piñera.

“Es una necesidad que tenemos y el sencillo no se consigue para pagar 35 mil bolívares, en cambio aquí la tienen gratis. En la casa el agua llega sucia y a veces pasa hasta dos días sin llegar”, manifestó Piñera.

Desde que comenzó la cuarentena, las fallas con el servicio de agua se agudizaron en Ciudad Guayana. Ciudadanos recurren a tomas de tuberías en las calles, pagos de camiones cisternas o compra de botellones de agua para abastecerse y almacenarla por varios días.

En plena cuarentena por la pandemia de la COVID-19, Hidrobolívar sigue sin garantizar un servicio eficiente en el suministro de agua por tubería en Ciudad Guayana.

Sectores de San Félix como Vista al Sol, Inés Romero, La Victoria, UD-145, Luis Hurtado Higuera, entre otros, forman parte de la lista de urbanismos cuyas familias pueden pasar días, meses y hasta años con deficiencias del servicio.

Las dificultades para el acceso al agua potable arropan al país entero. El Observatorio Venezolano de Servicios Públicos concluye que más del 90% de la población guarda el líquido ante la incertidumbre del servicio en su informe del mes de mayo.