En La Victoria los postes eléctricos están a punto de caerse, se desbordan las aguas negras y no hay agua potable en las tuberías desde hace 2 meses.

@mlclisanchez

Un poste que sostiene tres transformadores está a punto de caerse cerca del Colegio Fe y Alegría del sector 1 de La Victoria, en San Félix. La base está corroída y los vecinos temen que su colapso comprometa la estructura de la escuela y genere un accidente fatal, tal como ocurrió hace un año cuando dos casas se incendiaron luego de que un poste se cayera y las guayas chocaran contra cables de alta tensión.

Aquella vez, al menos 20 viviendas quedaron afectadas por la falla, y aunque una vez caído el poste Corpoelec atendió el accidente, jamás lo sustituyeron.

   
El aseo urbano lleva 1 año sin recoger la basura en la comunidad, lo que ha colapsado el vertedero improvisado que provocó la ruptura de las tuberías de aguas negras | Fotos cortesía

Algo parecido creen que puede ocurrir ahora si Corpoelec no reemplaza la estructura. “Nosotros no tenemos forma de repararlo, lo que necesitamos es un tubo que solo ellos tienen, está fuera de nuestro alcance reparar eso”, manifestó Pedro Beria.

Pero este es solo uno de los problemas del sector 1 de La Victoria. La barriada lleva dos meses sin agua en las tuberías porque la estación de rebombeo, que ha sido reparada tres veces por los vecinos, volvió a dañarse y esta vez no consiguen repararla.

“Hemos exigido la reparación de la bomba más de tres veces en lo que va de año, pero si uno no llama a la prensa, ellos (Hidrobolívar) no se ponen los patines”, dijo Beria. Mientras tanto, dependen de los camiones cisterna que cobran 150 mil bolívares en efectivo para abastecer a la comunidad.

No hay agua potable por tuberías, pero se desbordan las aguas negras en las calles. Un grupo de siete vecinos sanearon la desembocadura de las aguas negras y solicitan a la Alcaldía de Caroní un camión de destape (vacuum) para sanear los dos botes que faltan. “Esas no podemos trabajarlas solos porque están llenas de agua contaminada y no podemos meternos ahí”, expresó Beria.

El exceso de desechos sólidos rompió las tuberías ubicadas cerca de los vertederos improvisados que aparecieron porque el aseo urbano lleva un año sin pasar por el sector, por lo que la autogestión de la basura es cada vez más caótica.

El colapso de los servicios públicos se resiente durante la cuarentena. En marzo, el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) contabilizó 580 protestas para exigir derechos económicos, sociales, culturales y ambientales (Desca), como los servicios públicos. En abril, el 87% de las protestas que hubo estuvieron relacionadas a la carencia de servicios públicos como agua, electricidad y alimentación.

En La Victoria, las bolsas de los comités locales de abastecimiento y producción han llegado una sola vez en lo que va de año, en marzo. En teoría deben recibirla cada 60 días. No lo reciben mensualmente, según Beria, por no ser miembros de una base de misiones, un conjunto de programas sociales creado por el expresidente Hugo Chávez en 2003 y que por años ha sido una estrategia electoral.