No son pocas las fallas del servicio en Puerto Ordaz. Familias afectadas se quejan por la lentitud de las respuestas por parte de Hidrobolívar.

En plena cuarentena por la pandemia de la COVID-19, Hidrobolívar sigue sin garantizar un servicio eficiente en el suministro de agua por tubería en Ciudad Guayana.

Sectores de San Félix como Vista al Sol, Inés Romero, La Victoria, UD-145, Luis Hurtado Higuera, entre otros, forman parte de la lista de urbanismos cuyas familias pueden pasar días, meses y hasta años con deficiencias del servicio.

En Puerto Ordaz, las fallas no son pocas en Alta Vista, Curagua, Villa Africana y Río Aro.

Hidrobolívar no ha informado en sus redes sociales la causa de estas fallas ni los trabajos en la zona, a excepción de otros municipios donde tampoco cuentan con un suministro regular de agua.

El pasado 5 de mayo, la institución reportó que los sectores Los Corales, Sueño de Bolívar y Villa Bendición de Dios, urbanismos ubicados en la avenida Atlántico de Puerto Ordaz, se incluirían en el Plan de Corrección de Fugas, a propósito de los botes de agua en la zona.

El caso más reciente es el de la urbanización Los Bucares, cuyo bote de aguas blancas lleva al menos ocho días sin respuesta de Hidrobolívar, a pesar de los reportes hechos.

“Eso tiene más de una semana. Llamamos a la gente de Hidrobolívar pero no nos han dado respuesta, y eso (el bote de agua) se agranda cada día más. Por ahí no pueden pasar carro, se sigue botando agua y la vía se abre más”, comentó -vía telefónica- una vecina de esta urbanización.

Correo del Caroní intentó sin éxito comunicarse a través de mensajería WhatsApp con el presidente de Hidrobolívar, Gustavo Imeri, y con el gerente de operaciones en Caroní, Jorge Rodríguez, para conocer las causas de las fallas en el suministro de agua en Puerto Ordaz, así como las acciones a tomar para el bote de agua en Los Bucares.

Anoche, pasada las 7:00 pm, la estatal hidrológica comunicó en su cuenta en Twitter que “debido a trabajos de corrección de fuga de agua en el sector Los Bucares, equipo de operaciones Caroní realizará corte del SAP, afectando los sectores: Río Negro, Terrazas del Caroní, Terrazas del Aluminio, Los Bucares, Caroní Garden y zonas aledañas”.

Monitoreo en Guayana

De acuerdo con Aliana Estrada, coordinadora del Observatorio de Servicios Públicos en Ciudad Guayana, el suministro de agua potable, gas doméstico y electricidad son los tres con más demanda y exigencia ciudadana para una mejor prestación de ellos.

“Desde el Observatorio Guayana podemos hacer un balance de los servicios públicos que los ciudadanos exigen que haya una mejor prestación del servicio. Entre ellos está el tema del agua potable, que hace que los ciudadanos tengan que almacenar agua de forma inadecuada, luego está el servicio de gas doméstico que nos hace a muchos ciudadanos conseguir leña para poder coser o hacer los alimentos, y de tercero está el servicio de electricidad que nos mantiene con bajones de luz”, expuso Estrada.

   
ONU define el derecho al agua como el derecho de cada uno a disponer de agua suficiente, saludable y físicamente accesible

Agregó que debido al desabastecimiento de gas doméstico, muchas personas han recurrido a comprar cocinas eléctricas de dos hornillas para cubrir esta necesidad, Sin embargo, al fallar la electricidad y no contar con gas doméstico, se quedan sin opciones para cocinar los alimentos.

“Entre las zonas más afectadas están las parroquias Unare, Cachamay, Vista al Sol, 11 de Abril y Chirica. Son zonas donde se requiere que el agua potable, el gas doméstico y la electricidad cumplan una función importante en la prestación del servicio del día a día”, reiteró.

El registro que lleva el Observatorio de Servicios Públicos en Ciudad Guayana indica que en las parroquias Universidad y Cachamay, en Puerto Ordaz pasan entre ocho y 10 horas sin servicio de agua. Algunos sectores de la parroquia Cachamay llega a estar sin suministro de uno a tres días.

Con respecto al tema eléctrico, Estrada destacó que de 258 sectores monitoreados en Ciudad Guayana, 36% de ellos sufren constantes apagones.

Recientemente el Observatorio Venezolano de Servicios Públicos presentó un informe que indica que en Ciudad Bolívar, los servicios más demandados son agua (50%), electricidad (18%) y gas (6%). El 74.2% de habitantes en Ciudad Bolívar almacena el agua para uno y hasta cinco días y un 50.7% recurre a la compra de botellones para asegurar su potabilización.

Materia pendiente del Estado

La ONG Transparencia Venezuela publicó recientemente una nota en la que cuestiona al Estado por no garantizar a la población de suministro de agua, en el contexto de emergencia humanitaria compleja.

“El manejo del servicio del agua potable y el saneamiento está a cargo de empresas del Estado, cuya fundamentación responde a políticas populistas que han destruido las cadenas productivas y han llevado la calidad del servicio fuera de las normas de la Organización Mundial de la Salud, la Organización Panamericana de la Salud y las legislaciones como Ley Penal del Ambiente y Ley Orgánica para la Protección de los Servicios de Agua Potable y de Saneamiento”, expone la ONG.

De acuerdo con el informe Rehenes de la Gran Corrupción de Transparencia Venezuela, “la gestión de la prestación del servicio de agua potable y saneamiento de aguas residuales depende en gran medida de la calidad de las infraestructuras y su equipamiento, del servicio eléctrico que se reciba y de la adecuada operación de la infraestructura asociada a la prestación del servicio”.

Transparencia Venezuela denuncia que el problema de abastecimiento y calidad de agua en el país se ha venido extendiendo, y “las causas provienen de la ausencia de planificación y políticas en recursos hídricos, obras inconclusas, corrupción, falta de talento humano capacitado, entre otros factores. Todos han desencadenado en el crítico escenario que padecen los venezolanos en estos momentos de emergencia humanitaria compleja, al que se ha sumado la pandemia provocada por el COVID-19”.

El agua es un derecho humano

El 28 de julio de 2010, a través de la Resolución 64/292, la Asamblea General de las Naciones Unidas reconoció explícitamente el derecho humano al agua y al saneamiento, reafirmando que un agua potable limpia y el saneamiento son esenciales para la realización de todos los derechos humanos.

La resolución exhorta a los Estados y organizaciones internacionales a proporcionar recursos financieros, a propiciar la capacitación y la transferencia de tecnología para ayudar a los países, en particular a los países en vías de desarrollo, a proporcionar un suministro de agua potable y saneamiento saludable, limpio, accesible y asequible para todos.

En noviembre de 2002, el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales adoptó la Observación General Nº 15 sobre el derecho al agua. El artículo I.1 establece que “El derecho humano al agua es indispensable para una vida humana digna”. La Observación Nº 15 también define el derecho al agua como el derecho de cada uno a disponer de agua suficiente, saludable, aceptable, físicamente accesible y asequible para su uso personal y doméstico.

JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework