El Centro Clínico Familia de Puerto Ordaz celebra sus 30 años en Ciudad Guayana. Pese a la crisis económica, la gerencia defiende la investigación y lucha contra el cáncer de mama.

@mlclisanchez 

El Centro Clínico Familia, ubicado en Puerto Ordaz, cumplió 30 años de fundado este jueves. Desde su nacimiento, en 1990, han concentrado sus esfuerzos en la atención materno infantil y en la mastología.

“Desde la unidad de mastología familiar tenemos trabajos publicados, artículos programados, biopsias eco guiadas. Obviamente por la situación país hemos tenido que adaptarnos”, expresó la cirujana mastóloga, Lilian Navarro.


Zerpa alertó que las ancianas son las más vulnerables y las menos diagnosticadas | Fotos William Urdaneta
   

Para Hilda Zerpa, vicepresidenta del centro de salud, el motor de la Clínica Familia ha sido prestar atención médica, docencia y capacitación permanente. Además de contar con una unidad de investigación científica para áreas como mastología, obstetricia y cirugía. Zerpa informó que esta clínica tiene un manejo constante de datos. “Además tenemos contacto con la Universidad del Táchira, con bioestadistas para preparar softwares que procesen resultados no solo en cáncer de mama sino también en tiroides”.

Todo esto orientado al diagnóstico precoz, pues mientras más transcurra el tiempo sin tratamiento, menores serán las posibilidades de cura para el cáncer de mama. Esto cobra especial importancia tomando en cuenta que en el sector público ya no hay consultas de mastología, esta posibilidad queda reservada al sector privado en plena crisis económica. “Nos preocupa que en este caso la gente no tiene dinero para ir a una consulta, en los hospitales no hay consulta de mastología y mucho menos intervención quirúrgica”, informo Zerpa.

La vicepresidenta del centro clínico aprovechó el espacio, a propósito de la celebración aniversaria, para alertar que las mujeres ancianas no están siendo diagnosticadas a tiempo en Venezuela y en el estado Bolívar. “La primera causa de mortalidad en nuestra zona es el cáncer de mama, vemos que las mujeres no tienen cómo ir a un control y cuando vienen es porque ya es evidente que tienen una enfermedad”, expresó.

Por su parte, Navarro explicó que la falta de diagnóstico tiene una contraparte cultural. “La mayoría de las mujeres tiende a creer que a medida que avanzan en edad no tienen la necesidad de chequearse ni en la esfera ginecológica ni en la esfera mamaria”. La mastóloga informó que quienes son más propensas a padecer esta enfermedad son las mujeres ancianas.

Retos

La gerencia de la clínica dice que ha tenido que enfrentar la migración de al menos el 60% de los especialistas con los que contaban en los últimos años. La crisis migratoria no exime al sector privado de la medicina. “La mayoría de los médicos jóvenes se han ido, pero queda un 40% comprometido que sigue luchando”, expresó María Odremán, obstetra perinatóloga.

Para sortear los retos económicos como consecuencia de la emergencia humanitaria, Hilda Zerpa enfatizó que la clínica debe su éxito a tres acciones fundamentales: seguir con el personal calificado que poseen desde hace 30 años, luchar por tener todos los insumos necesarios y explicar al paciente todo lo posible los detalles de su enfermedad para llegar a una pronta solución.

“Esta clínica nació para responder a una necesidad, la llamamos Familia porque íbamos a dedicarnos a la familia, para dar a entender que nuestro objetivo es sanar, curar o restituir miembros de la familia”, apuntó.

 

“Desde la unidad de mastología familiar tenemos trabajos publicados, artículos programados, biopsias eco guiadas. Obviamente por la situación país hemos tenido que adaptarnos”, expresó la cirujana mastóloga, Lilian Navarro

 
Template by JoomlaShine