Residentes de las parroquias Cachamay, Universidad y Unare continúan reportando fallas del suministro de agua luego de la reparación de la fuga de la tubería 42 que surte a estos sectores.

@mlclisanchez

Luego de la reparación de la tubería principal del Acueducto Puerto Ordaz, la Hidrológica Bolívar (Hidrobolívar) anunció la recuperación de 350 lps (litros por segundo) que, en teoría, contribuyen con la estabilización de las redes de distribución de agua potable de las parroquias Cachamay, Universidad y Unare.

Sin embargo, habitantes de estas parroquias aseguraron no notar mejorías en el suministro, salvo en Los Olivos (parroquia Universidad) y Barrio Guayana, en Unare, donde residentes percibieron un mejor caudal.

Correo del Caroní recorrió algunas de estas comunidades luego del corte de 72 horas programado por Hidrobolívar el pasado 12 de febrero para la reparación de la fuga en la tubería 42”.

De la parroquia Unare fueron monitoreados los sectores Curagua, El Guamo, Unare I y Barrio Guayana. Este lunes Hidrobolívar informó vía Twitter el inicio de una mesa de trabajo con representantes del consejo comunal Barrio Guayana, sector II, para la optimización del suministro de agua potable (SAP).

     
La exigencia del agua en las parroquias Cachamay, Universidad y Unare es mayor a la capacidad del acueducto que surte a la ciudad. Sin embargo, no se atisba voluntad política para invertir en otro acueducto que descongestione el principal

Rosa Emilia Sánchez, una habitante de Unare II, sector I, contó que en las avenidas 3, 4 y 5 de la urbanización, que lleva al menos 36 días sin agua, no hay mejorías en el suministro. En Curagua es similar: Eloy Leiva, asegura que luego del corte la afluencia del caudal empeoró en su hogar. “No he visto ninguna mejoría, muy bajo caudal. A veces en la noche llega un poquito, pero no hay novedad”.

“Desde el corte me ha llegado el agua con un poquito más de presión, pero se sigue yendo igual. Todos los días se va, llega en la madrugada y se va a mediodía”, relató Rosailet Pemonte. Como ella, otros vecinos de la zona alta de Curagua aseguraron que pese a que llega el agua con mayor presión siguen estando sometidos al racionamiento dos veces al día.

En El Guamo, Carlos López, aseguró que el agua no ha llegado completamente. En este sector hay más de 8 conexiones irregulares a la tubería matriz de la calle principal. “La gente anda rompiendo las calles para ver cómo hace para conseguir un poquito de agua”, informó López.

Como es el caso de Rosa Rodríguez, que pagó 150 dólares para hacer una toma de la tubería matriz de la urbanización. “Cada quien está buscando la manera de solucionar los problemas de agua”.

Las fallas en Puerto Ordaz van más allá de la fuga de la tubería 42” que surte al Golfo 7 del Acueducto Puerto Ordaz. La Gobernación del estado Bolívar asegura haber invertido 16 millones de bolívares en el 2018 para el restablecimiento de los acueductos de la ciudad. Desde entonces, y en el marco de la activación del Estado mayor de servicios públicos, todavía hay sectores sometidos a racionamiento.

En el Campo A de Ferrominera es uno de esos sectores. “El caudal es peor que antes, llega con menos fuerza que antes”, aseguró Ventura Bermúdez, vecino de la calle Motatán. “Desde que hicieron mantenimiento está peor el caudal de agua, llegaba a las 7:00 de la mañana y se iba a las 2.00 pm, ahora llega a las 8:00 am y ya ahorita a las 11:00 am no tenemos agua”, notificó.

Desde hace 3 meses aproximadamente en Villa Antillana se reportan 2 cortes de agua al día. Afectados aseguran que continúa el racionamiento y el suministro sigue llegando bajo, tal como reportó Juan González.

Solución integral

En entrevista para Correo del Caroní, el gerente de la hidrológica para Caroní Jorge Rodríguez expuso que la exigencia de agua de las parroquias abastecidas por la tubería 42” son mayores a las que permite el Acueducto Puerto Ordaz.

“Lo que vamos a obtener es la misma falla, ellos solo repararon la fuga en una tubería que estaba mala, pero no repararon el sistema. El sistema se repara comprando bombas y arreglando el tema eléctrico. A nosotros no nos falta agua, nos falta es un buen servicio eléctrico que permita que las bombas funcionen”, opinó Aliana Estrada, coordinadora del Observatorio Guayana de servicios públicos, una iniciativa de contraloría pública creada en 2019 para monitorear el estado de los servicios públicos como el agua y la electricidad.

El presidente del Colegio de Ingenieros, Pedro Acuña, explicó que una de las razones por las que continúan los problemas en la red de distribución de agua en la urbe es la disminución de la capacidad de la planta de producción y de la capacidad de distribución de agua por el estado de las tuberías, no solamente la principal de 42” que alimenta el Acueducto Puerto Ordaz.

“La capacidad de producción de agua potable y la capacidad de distribución de agua ha disminuido en el tiempo, y es eso lo que ha obligado a que se utilicen los tanques de almacenamiento como flotadores para controlar y dosificar de acuerdo a las áreas de distribución. Estamos sometidos a un plan de racionamiento porque no hay la cantidad de agua suficiente para abastecer a todos los sectores que antes disfrutaban del servicio de agua potable”, explicó.

Monitoreo de las parroquias

Pedro Acuña informó con pesar que se desconoce el estado de corrosión de la tubería principal que surte el Acueducto Puerto Ordaz, y por lo tanto es difícil determinar el alcance de la reparación aplicada y si significará una solución duradera a la distribución de agua en algunas zonas de la ciudad.

“Me parece una reparación inadecuada. No hay una reparación integral del tramo afectado de la tubería que está en mal estado, pero no hemos hecho análisis de corrosión ni hemos visto el tramo dañado”, expresó. El ingeniero resaltó que la reparación de la tubería sí se traduce en una mejoría en la red de distribución de agua en algunos sectores afectados.

 


Curagua continúa sometida al racionamiento de agua, aunque vecinos aseguran que llega con mayor presión | Fotos William Urdaneta

 


Acuña informó que es recomendable hacer un reemplazo del tramo completo de la tubería dañada para garantizar una solución sostenible en la red de distribución de agua, sin embargo, participa que para dar recomendaciones más especializadas es necesario hacer pruebas de corrosión o acceder a información técnica sobre el estado de las tuberías.

Información pública que el Colegio de Ingenieros no posee debido al hermetismo informativo de la Hidrológica Bolívar. “Nosotros queremos apoyar desde el punto de vista técnico para buscar una solución que permita un balance adecuado de nuestro sistema de almacenamiento, distribución y potabilización del agua”, participó.

Se reporta mejoría en algunos sectores

Daniela Huber, residente de la urbanización Los Olivos reportó una mejoría en el servicio de agua. “Llegó con más fuerza, aunque aún viene muy sucia”. Además asegura que después del corte de 72 horas, el suministro no volvió a irse en el sector.

En Villa Africana el agua se iba diariamente en las tardes sin horario fijo, luego del corte de 72 horas, un vecino del sector, Tulio Pulido, aseguró que no ha vuelto a irse. “Siempre se va en la noche y vuelve en la mañana. Ayer no se fue”, participó.

El Colegio de Ingenieros recomienda diagnosticar integralmente el sistema de tuberías que abastece a la ciudad, desde las plantas de producción, las torres de toma, producción y tratamiento de agua potable, los sistemas eléctricos, sistemas de bombeo y rebombeo, así como los tanques de almacenamiento, su distribución y control, y el establecimiento de un sistema que permita monitorear y controlar la condición de la red de distribución de agua a distancia de manera permanente.

Template by JoomlaShine