Con las múltiples fallas del servicio, el órgano adscrito a la Gobernación de Bolívar no garantiza el derecho humano al agua, que significa disponer de un abastecimiento suficiente, regular y adecuado de agua potable.
      Puerto Ordaz pasará su aniversario número 68
sin agua en las tuberías



Un reporte sobre la emergencia humanitaria compleja en el derecho al agua, de octubre de 2018, detalla que 82% de la población venezolana, equivalente a 28.621.000 personas, no recibe agua de manera continua y la que recibe esporádicamente es de dudosa calidad o no potable. “La situación de hoy obliga a los usuarios a almacenar agua en envases diversos, que propician el crecimiento de vectores de enfermedades como zika, el dengue y chikunguya. Adicionalmente, obliga a buscar proveedores informales de agua (caso de camiones cisternas) cuya calidad como agua potable no está en absoluto garantizada y cuyos costos son muy onerosos, sobre todo para los usuarios de menores recursos. Esta adversidad significa que, en la actualidad, la calidad de vida del 82% de los venezolanos es cada vez más precaria”.

El déficit en el suministro de agua, señalan, afecta a los centros de salud pública y a los planteles educativos en todos sus niveles, así como a la población en general. El reporte destaca que la red de distribución carece de mantenimiento, mientras que las plantas de tratamiento han sido desmanteladas en algunas zonas del país.

Hidrobolívar informó, a través de su cuenta de Twitter, que desde el domingo 9 de febrero -y durante 72 horas- hará una corrección de fuga en la tubería principal de 42” a la salida del tanque del Golfo 7, ubicado cerca de la avenida Atlántico, que surte de agua potable a las parroquias Universidad, Cachamay y 60% de Unare. Durante ese periodo, indicaron, estará suspendido el suministro de agua.

La hidrológica había informado, el mismo miércoles en la mañana, que la reparación duraría 24 horas, desde el domingo a las 3:00 pm hasta el lunes a la misma hora. Sin embargo, posteriormente notificó que el corte se extendería por 72 horas.

La falta de agua empeora la calidad de vida de los guayaneses, que sufren cortes diarios. Durante enero, la empresa estadal reconoció por redes sociales solo 13 fallas en el suministro de agua entre San Félix y Puerto Ordaz, de acuerdo con el monitoreo de Correo del Caroní. En la calle, los reportes de interrupción del servicio son mayores, así como las quejas hacia el suministro en los hogares.

“¿Cómo tomar previsiones (almacenar agua) si tenemos días, semanas y meses sin servicio? la última vez que llegó un cobrador me dijo que cortarían el agua y le dije, ¿cuál?”, respondió un usuario al tuit de notificación de la hidrológica. “Las previsiones se toman todos los días, ya que todos los días quitan el agua! #pésimoservicio después de la fuga será otra vaina! #Hidroineptos”, expresó otro usuario.

Vecinos del sector Alta Vista -en Puerto Ordaz- protestaron la tarde del lunes en la avenida Las Américas, debido al deficiente suministro de agua, que acumula meses en una ciudad rodeada por los grandes ríos Caroní y Orinoco y que pasará su aniversario número 68 -el domingo 9 de febrero- sin agua en las tuberías.

El agua y su saneamiento es un derecho humano reconocido explícitamente por la Asamblea General de las Naciones Unidas en la Resolución 64/292 del 28 de julio de 2010. En noviembre de 2002, el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales adoptó la Observación General Nº 15, que establece en el artículo I.1 que “el derecho humano al agua es indispensable para una vida humana digna”.

La Observación Nº 15 también define el derecho al agua “como el derecho de cada uno a disponer de agua suficiente, saludable, aceptable, físicamente accesible y asequible para su uso personal y doméstico”.

Template by JoomlaShine