Ni un tensiómetro hay en el módulo II de Vista al Sol, en San Félix, donde este miércoles el alcalde de Caroní, Tito Oviedo, junto a la plana mayor del partido oficial, anunció el Plan Juntos por Guayana que garantiza reparaciones, pero no insumos médicos.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

     

Próxima parada

El próximo viernes el equipo de la Alcaldía de Caroní estará en el Centro de Diagnóstico Integral de La Victoria, en San Félix, junto a un equipo de las empresas básicas para hacer trabajos importantes en ese centro asistencial.

Esto, aseguró, es solo la antesala de un gran esfuerzo que comienza en 2020, año que Nicolás Maduro y el número 2 del oficialismo, Diosdado Cabello, han catalogado de electoral.

“Vamos a retomar los cuadrantes de paz como territorios comunales, un área integral de la comunidad para el rescate de la tranquilidad social. Acá quedan articulados equipos de contraloría con concejales, jefes de calle, RAAS y todo el pueblo que será garante de este hermoso proyecto”.

El lamento de pacientes que no encuentran atención médica sobresalió en el acto político liderado este miércoles por el alcalde de Caroní, Tito Oviedo, en el módulo de Vista al Sol en San Félix. Desde allí, Oviedo -junto a dirigentes políticos- anunció el plan de recuperación y limpieza Juntos por Guayana, que pretende retomar las funciones desatendidas por la Alcaldía, que desde hace 20 años es controlada por el chavismo.

Antes de la llegada del alcalde, y sobre las cámaras de la prensa y el personal de seguridad, al menos 30 pacientes pedían ser atendidos. Sobresalió el lamento de María de Jesús Bellorín. La anciana tenía las piernas hinchadas por retención de líquidos, el dolor que le irradia de la cadera al pie de su pierna derecha la acompaña casi permanentemente. Hace dos días recibió una inyección para controlar la dolencia. Ahora espera recibir otra dosis y tratar de conseguir una cita con el cardiólogo.

Con las manos en el pecho explicó que sufre del corazón, y que no consigue las medicinas que necesita. Desesperada contó que no sabe a quién acudir, que vive sola, y que no tiene dinero para costear por su cuenta los medicamentos que pueden calmar su dolor: “Aquí no hay auxilio para nosotros”, lamentó.

Esa fue la antesala a la llegada de Oviedo, a las 10:17 de la mañana. En cinco minutos el burgomaestre explicó el proyecto planificado en alianza con Supra Guayana, Corposervicios Guayana, Misión Venezuela Bella, la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), equipos Alcaldía de Caroní y otras instituciones. En principio se aplicará en tres populosas parroquias piloto: Vista al Sol, Chirica y 11 de Abril, todas en San Félix.

Con la promesa de que van a quedar operativas áreas como emergencia, quirófano, sala de parto “y absolutamente todos los elementos que necesita nuestro pueblo para ser atendido”, Oviedo defendió por qué el anuncio lo hacen desde San Félix: “beneficiamos no solo a habitantes de esta parroquia, sino también de Chirica, Pozo Verde, Yocoima, 11 de Abril y 5 de Julio”, dijo.

Sin tensiómetro

El plan, sin embargo, no contempla dotación de insumos médicos, el principal reclamo de quienes acuden diariamente al módulo en busca de atención. Es el caso de Irma Gómez, jubilada de la Gobernación a la que le entregó 50 años de su vida.

Irma esperaba ser atendida en la emergencia del ambulatorio desde las 6:00 de la mañana. Sufre de hipertensión arterial. Acudió a la emergencia porque tenía la tensión alta y la boca le sabía a sangre. Necesitaba que le midieran la presión arterial, pero el ambulatorio no cuenta con tensiómetro. “Lograron tomarme la tensión porque una muchacha de la Gobernación pagó 20 mil bolívares para que fuera a un laboratorio externo”, se quejó. “Aquí no hay tensiómetro, no hay nada”.

 
Honoria Mariño, paciente diabética, relató cómo su hija murió en sus brazos cuando acudió a la emergencia del ambulatorio, los médicos no pudieron hacer nada por ella | Fotos William Urdaneta
 


Salió de la emergencia desesperanzada y con un récipe en la mano, en el que estaban escritos medicamentos que ella no puede costear. Esta anciana de 75 años requiere seis medicinas: Coraspirina, cóctel vitamina B12, Tiocolchicosido y Voltaren, Diovan de 360 mg y Microser forte de 16 mg, de este último afirmó: “cuesta 400 mil bolívares, la pensión no me alcanza”.

Honoria Mariño, quien la acompañaba, conmovida por la situación de Irma, también contó su experiencia con el sistema de salud público: “Aquí no hay nada” -dijo sollozando- “¡Mi hija se me murió en los brazos!”. Esta mañana asistió a la emergencia porque tiene un intenso dolor en su brazo derecho: no hay para hacerle tomografías.

“No me hacen nada ¿Cómo hace uno? También tendré que morirme como mi hija, será”, contó desesperanzada mientras se secaba las lágrimas de los ojos.

Por ahora solo módulos

Sobre la reapertura del Centro Pediátrico Menca de Leoni y a propósito del anuncio del nuevo proyecto Juntos por Guayana, el alcalde resaltó que priorizará los centros de salud de atención primaria: módulos, ambulatorios y centros de diagnóstico integral (CDI) bajo la premisa de que ameritan baja inversión, “y descongestionan los grandes centros hospitalarios que están siendo atendidos”. No hubo información sobre la articulación con el Ministerio de Salud o el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS).

     


Tito Oviedo, alcalde de Caroní: “Estableceremos con las comunidades prioridades, a través de la Red de Articulación y Acción Sociopolítica (RAAS) el abordaje de los principales servicios, porque este plan involucra al pueblo para su bienestar social” 

Allí prometió que harán mantenimiento de espacios internos y externos en lo que respecta a pintura, aires acondicionados, alumbrado interno y externo, mejoramiento de la sala de parto, área de emergencia, desmalezamiento, recolección de desechos sólidos, así como tratamiento de agua y rebombeo. 

Pero es la falta de insumos médicos lo que, en general, presiona la remisión hacia los hospitales. María Lovera -por ejemplo- lloraba en la entrada de la emergencia del ambulatorio en el que se daba lugar la rueda de prensa. Lloraba porque su bebé de tres meses lleva tres días con vómitos, diarrea e inapetencia, y no puede ser atendido en el ambulatorio. Fue remitida del ambulatorio de Vista al Sol hacia el Hospital Dr. Raúl Leoni de Guaiparo, donde -a duras penas- fue habilitada un área pediátrica tras el cierre del Centro Pediátrico Menca de Leoni.

El pediátrico, principal centro asistencial especializado del sur oriente del país, lleva 1 año y 9 meses cerrado. La Gobernación de Bolívar prometió activarlo en tres meses, pero esto no sucedió. Pese a que los ambulatorios y CDI descongestionan la atención de los grandes centros hospitalarios, en este ambulatorio clasificado tipo II, los pacientes son remitidos hacia los hospitales por falta de insumos.

María Rivas, bioanalista de este centro de salud, confirmó esa premisa: “No hay ni siquiera papelería, ni agua, tenemos que pedirles a los pacientes que carguen agua para poder trabajar”, protestó indignada. “El Instituto de Salud Pública no nos ha mandado absolutamente nada desde hace más de 4 años”, agregó.
Rivas informó que en los laboratorios no hay insumos para hacer pruebas de embarazo, HIV y VDRL. Los microscopios se dañaron: falta el equipo de química, de hematología y coagulómetro.

Mientras tanto, el alcalde afirmó: “Este es un plan que va a dar mucho a Ciudad Guayana nuestro pueblo va a asumirlo de manera voluntariosa con muchísimo trabajo. Siempre estamos pensando en nuestra ciudad, en Ciudad Guayana, siempre pensando en nuestro pueblo de San Félix y Puerto Ordaz”.

Template by JoomlaShine